Malestar policial en Río Negro: el gobierno se apura a prometer soluciones

La generalización del reclamo por los bajos salarios en los escalafones más bajo de la policía rionegrina llegó a oídos oficiales pero sólo se dio una tenue respuesta sobre que se trabaja en una adecuación en los ingresos.

Como la policía tiene vedada por ley la sindicalización y por lo tanto no cuenta con el derecho a realizar reclamos laborales públicos, la tensión se vio reflejada en las regionales por parte de los familiares que salieron a la calle a protestar. El reclamo de los uniformados también logró la adhesión del Sindicato de Empleados Públicos Unidos (Sepurn).

Los desajustes en los ingresos quedaron centralizados en las categorías más bajas del escalafón policial que están por debajo de los casi $ 45.000 de la canasta básica promedio, y la preocupación es que por lo menos hay cuatro jerarquías con ingresos insuficientes.

Además hay fuertes desigualdades en los conceptos “vivienda” en los cuales por ejemplo un sargento primero percibe una asignación de $ 5.000 contra los 15.000 que cobra un comisario.

Los sectores del escalafón subalterno más perjudicados son los agentes, cabo y cabo primero y sargento, y donde más se resiente es en la zona de Bariloche donde los efectivos vieron mermados sus bolsillos al cortarse los servicios de policía adicional como producto de la pandemia que provocada por el coronavirus, indican las fuentes del sector. Con los adicionales los policías redondeaban un ingreso de unos $ 60.000.

Sobre esta cifra hay un petitorio de varios puntos que parten de un pedido de incremento con un básico de $60.000, a partir de agentes, horarios acorde a cada función, considerando los servicios de prevención donde se encuentran más expuestos por la situación que atraviesan frente a la covid-19, subas en las horas de servicio extraordinario, equivalente a la categoría 1 del servicio de policía adicional, entre otras cosas.

Aun cuando se solicitó el cese de represalias ante los reclamos, se supo que en algunas dependencias se prohibió la difusión de audios telefónicos para intercambiar opiniones sobre la situación salarial.

La reacción del gobierno

A modo de bajar los decibeles, y luego de una consulta de este medio al Ministerio de Seguridad, se hizo público un comunicado de prensa del gobierno provincial anunciando que “al igual que sucede con el resto de los sectores de los empleados del Poder Ejecutivo Provincial, se trabaja sobre el esquema de remuneraciones, misiones y funciones, y demás aspectos que hacen a la conformación de la retribución salarial que reciben los integrantes de la fuerza por la labor que prestan en el Estado”.

Se indicó que se sigue trabajando en las distintas alternativas para readecuar los salarios de los empleados policiales, al igual que sucede con todos los trabajadores estatales, en el marco de las posibilidades financieras de la provincia en el actual contexto de crisis económica como consecuencia de la pandemia de covid-19.

El gobierno fijó su posición tras una reunión virtual que mantuvieron el titular del área de Seguridad, Gastón Pérez Estevan; su par de Economía, Luis Vaisberg; el Jefe de Policía, comisario general Daniel Jara; y la Secretaria de la Función Pública, Liliana Arriaga.

Los policías rionegrinos protagonizaron una escandalosa revuelta en 2013 por el mismo motivo que tuvo en jaque al gobierno de Weretilneck por varios días y ahora volvieron a subirse a la ola inquietante de otras protestas policiales, por caso Misiones que consiguió un incremento del 55%. En la bonaerense, se anunció que habrá una recomposición salarial.

reclamo

$60.000de base es lo que reclaman los policías para los agentes de las escalas inferiores, que hoy no superan los $45.000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *