Separan de la Iglesia a un cura que confesó abusos

Mendoza. Fernando Yáñez fue separado de su cargo como sacerdote de la Iglesia católica luego de haber sido denunciado por abusos y otros delitos. El cura, que se defendió de las denuncias de abuso diciendo que necesitaba “cariño”, fue absuelto por la Justicia mendocina y también por la canónica, pero el tribunal eclesiástico lo encontró culpable de otros tres delitos y le redujo el estado clerical. Así lo dictaminó la resolución de monseñor Eduardo María Taussig, obispo de San Rafael: es la pena máxima que se le puede aplicar a un sacerdote fuera de la excomunión.

En 2016 se divulgó un audio donde el ex cura reconoció los abusos. El sacerdote tenía a su cuidado a niños y adolescentes internados en un hogar en Monte Comán. “Uno está rodeado de varones y necesita cariño”, decía el sacerdote Yáñez en un pasaje del audio. En agosto de ese año, La Justicia lo procesó, inhibió y ordenó un embargo de 20.000 pesos en una causa por abusos sexuales contra dos jóvenes. Pero el cura quedó libre tras el pago de una fianza y continuó al cuidado de los chicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>