#ElMundo – Argentinas ganan concurso internacional de la NASA.

Estados unidos. “And the winner is…”. Hay suspenso entre los casi 260 estudiantes que llenan un auditorio de la NASA. De repente, un círculo engloba las palabras “Grumbo Aerospace” y siete chicas argentinas, de entre 13 y 16 años, se quedan heladas en el Centro Espacial Kennedy. No lo pueden creer.

Pero no es un chiste. Por primera vez, Argentina -con un grupo 100% femenino- ganó, la semana pasada, el International Space Settlement Design Competition (Competencia de Diseño de Asentamiento Espacial) de la NASA. “Ninguna de nosotras se tenía fe”, admite Guadalupe Peris Alonso, la presidenta del team local, mientras recuerda cómo su líder de equipo gritaba “Grumbooooooo” y ellas lo repetían, a coro, entre lágrimas. Las estudiantes autodenominadas “Las Siete Magníficas”, que se completan con Florencia Sfara (16), Carolina Fridman (13), Macarena Peris Alonso (13), Francesca Rothman Celi (16), Sol Ugalde (16) y Jésica Chang (16), todas estudiantes del colegio Islands International School de Belgrano, llegaron a Cabo Cañaveral luego de imponerse en las regionales latinoamericanas, diseñando Puerto Libertad, un anexo para la estación aeroespacial internacional. Y parece que van por más.

¿Empoderadas estelares? “Puede verse así, hay un movimiento femenino importante, es una nueva era para esto”, sostiene Florencia, quien ya había participado en dos oportunidades en el certamen de la NASA y, en esta ocasión, viajó a Estados Unidos junto a sus padres. Ellos la acercaron a Cabo Cañaveral y, luego del triunfo, los fue a recibir con la medalla del triunfo en el pecho. Y con mucho orgullo.

Pero ella volvió enseguida a Argentina para retomar las clases y se perdió el tour de dos días por Orlando que hicieron el resto de sus compañeras junto a la coordinadora Luciana Micha. En Universal descansaron de las arduas horas de planificación y negociaciones. Su difícil misión, entre el 27 y el 30 de julio, fue la creación de Alaskol (basado en Alaska), el proyecto de un parque industrial y centro turístico -con capacidad para 18 mil personas- que debía estar emplazado dentro de un cráter lunar.

El mérito de las chicas argentinas fue sugerir la excavación en las paredes del cráter para albergar la vida humana y, en la fosa gigante, ubicar el espacio industrial. “Entendimos la forma del cráter y fuimos creativas con las opciones de entretenimiento que gestamos, como un parque de agua, casinos, clubs y un tour para ver el lugar en donde alunizó el Apolo XI”, suma Francesa Rothman Celi acerca de esta obra que se inauguraría en 2043 y tardaría tres años en construirse con un presupuesto de 95 mil millones de dólares. Las chicas no estuvieron solas trabajando, fueron seguidas de cerca por ingenieros de la NASA que las orientaron con respecto a sus ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>